¿Quieres grandes resultados: come de una forma sana y entrena duro. Esto debe ser evidente, pero rara vez es el enfoque que la mayoría opta por realizar actualmente.

¿Quieres construir  músculo? Mantente entrenando intenso, aporta calorías extra a tu cuerpo y descansa bien.
¿Tienes problemas para bajar de peso? Come alimentos ricos en agua, fibra y nutrimentos como las verduras, frutas y grasas saludables, agrega un poco de proteínas magras y de vez en cuando un postre, no olvides entrenar con ejercicio cardiovascular y de pesas unas 2-3 veces a la semana.

¿Qué es lo que hacen las personas en lugar de lo anterior?

Satanizan los hidratos de carbono, le temen a la acción de la insulina, prohíben el pan, piensan que el gluten fue creado por satanás. Dicen que la proteína de soya hace feminizar a los hombres, o piensan que tarde o temprano también tendrás problemas renales por consumir proteínas en exceso.
¿Qué más? Hay quienes dicen que si comes soya bajas los niveles de testosterona, que los lácteos están prohibidos, que los hidratos de carbono engordan si se consumen por la noche, la mayoría son malentendidos.

No malinterpretemos tampoco la información, hay personas que realmente les perjudica la lactosa, o el gluten en las cuales sería perjudicial que se consuman estos nutrimentos, pero no aplica para todos por igual.

¿Pero que es lo que vemos? Gente que evita a toda costa el gluten (sin saber que es en realidad), que le teme a la soya, que no construye músculo por temer a las proteínas, o que el jarabe de maíz es el enemigo más maligno (para los que abusan de su consumo es claro que no es sano), intentemos no satanizar a los alimentos en específico que no son el problema, sin embargo muchas más cosas sin fundamento se dicen y seguirán diciéndose por ahí…

Cuestionemos todo lo que se dice y veamos si en verdad aplica para todos o no es más que un argumento arbitrario sin fundamentos, porque cada persona es distinta, pero no porque a nosotros nos sirva una cosa u otra los demás también tienen que hacerlo.

¡COMPARTE!

Por: L.N.H. Rodrigo Mancilla